domingo, 28 de abril de 2013

CONFERENCIA 1

19/04/2013

La visita de Juan Yañez, el director del colegio Casablanca de Elche, situado en una zona conflictiva, con una gran mayoría de personas de etnia gitana y extranjeros debido a las casas de alquiler que predominan en dicha zona, fue muy enriquecedora para todos nosotros.
Este centro, en sus comienzos contaba con muy pocos alumnos matriculados, ya que era un centro de compensatoria, siguen teniendo pocos alumnos ya que reúnen el 72% de características especiales, por ello actúan de forma diferente a un centro ordinario, contando con 20 alumnos solamente en cada clase, y siendo ayudados económicamente por becas y ayudas.
Una de las mayores amenazas con las que cuenta este centro y por la cual, lucha cada día es por reducir el absentismo. Esta situación se da en un 20% de los niños que acuden al centro, y su solución es bastante complicada ya que los padres de los alumnos dan números y direcciones falsas, y cuando se pretende contactar con ellos se hace imposible, por lo tanto es la policía la que tienen que intervenir, a pesar de que al tiempo vuelven a faltar y estos casos acaban resolviéndose en fiscalía.
Los niños de este centro precisan de una enseñanza individualizada, y por lo tanto son necesarias las adaptaciones curriculares. Los docentes y la dirección realizan una labor social importante, ya que estos alumnos al no estar registrados no reciben las becas del comedor y tienen que salir a buscarla a entidades privadas, además realizan la llamada “bolsa merienda” para aquellas familias que no tienen para comer, les dan una bolsa con alimentos tanto para los niños como para los padres, y en Navidad también  les proporcionan alimentos a 33 familias en situaciones precarias. Otra de las acciones que realiza el centro es colaborar con asociaciones para ofrecer diferentes opciones a los niños que pasan la tarde por ahí sin hacer nada, y sin estar acompañados por adultos, así como organizan campamentos de verano y muchas más actividades. En cuanto a las excursiones, es necesario que el centro cuente con subvenciones, ya que de lo contrario sería imposible sacarlos del centro.
Tras escuchar a este hombre hablar sobre su centro y sus alumnos, lo único que podía sentir era admiración, pues nos contaba anécdotas como que había sido amenazado con una navaja, o le habían destrozado el coche, riéndose, como si no tuviera importancia, y esto solo lo puede sentir así una persona que siente vocación por su profesión. Es increíble ver que existen personas que dan su vida por mejorar la vida de otros, pues cuando trabajas y diriges un centro de estas características, es imposible dejar los problemas en la escuela, siempre estarán en tu cabeza rondando y siempre estas pensando nuevas formas para responder a las necesidades educativas de tu centro, siempre querrás innovar.
Desde mi punto de vista ha sido una conferencia sobre todo enriquecedora y motivadora para aquellas personas que como yo, sienten vocación por esta profesión, es más si en un futuro profesional pudiera elegir, acudiría a un centro de estas características.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada